¿Cuáles son las Consecuencias Por Cargos de Violencia Doméstica en la Florida?

A veces, familiares, parejas actuales o del pasado, o compañeros de vivienda en la Florida pueden tener conflictos. Sin embargo, discusiones físicas o amenazantes podrían considerarse como violencia doméstica. De hecho, en el 2014 se reportó más de 106.000 delitos relacionados con la violencia doméstica en todo el estado, según el Departamento de Autoridad de la Florida. Muchos de esos informes resultan en arrestos con consecuencias que potencialmente pueden cambiar una vida.

¿Qué es Violencia Doméstica?

La ley de la Florida especifica una serie de acciones que pueden considerarse violencia doméstica si implican a un miembro de la familia u hogar y resultan en daño físico o la muerte. Esto incluye al acecho o acecho agravado, retención involuntaria, secuestro, acometimiento o acometimiento agravado, agresión física o agresión agravada, acometimiento o agresión sexual, y otros delitos. Para efectos de la ley, la familia o miembros de la familia son definidos como parejas actuales o del pasado, personas que tienen un hijo en común, o aquellos que están relacionados por sangre o matrimonio. Excepto las personas que comparten un hijo, sólo aquellos que han vivido juntos anteriormente, o residen juntos actualmente, son considerados miembros de la familia o del hogar.

La Cárcel o la Prisión

La pena más grave asociada con cargos de violencia doméstica es la cárcel o la prisión. La ley de la Florida especifica que una persona condenada por un delito de violencia doméstica que haya causado daños corporales intencionalmente a otra persona, debe cumplir un mínimo de cinco días en la cárcel del condado. Sin embargo, la duración de su condena puede extenderse dependiendo de las circunstancias. Por ejemplo, una persona puede ser condenada a por lo menos 15 años en la prisión si él o ella es hallada culpable de agresión física agravada doméstica.

Consejería

Como parte de los requisitos de su condena o libertad condicional, las personas que son culpables de violencia doméstica pueden ser ordenadas a participar en el asesoramiento sobre la violencia familiar. Este tipo de programas pueden tardar hasta seis meses en completarse y pueden incluir una evaluación psicológica, tratamiento y educación. Con varias excepciones, los condenados son responsables por los costos de la asesoría sobre la violencia familiar u otros programas similares.

Ordenes De No Contacto

Debido a las órdenes de alejamiento o como parte de los términos de la probatoria, después de una condena por violencia doméstica, la gente puede no estar permitida a tener contacto con sus presuntas víctimas. Las órdenes de no contacto pueden ser impuestas por un corto periodo de tiempo, o por períodos más prolongados. Como resultado de estos tipos de órdenes, las personas pueden verse impedidas a regresar a sus hogares y ver a sus hijos. Además, las órdenes de no contacto pueden obstaculizar su capacidad de reconstruir las relaciones con los familiares involucrados.

Límites Sobre los Derechos de Armas de Fuego

Después de una condena penal, la gente puede perder ciertos privilegios. La ley de la Florida requiere que la licencia de arma oculta de quienes hayan sido condenados por violencia doméstica, sea suspendida. Además, la ley federal prohíbe a las personas poseer, tener o utilizar un arma de fuego tras una condena de violencia doméstica.

Obtenga Representación Legal

Delitos relacionados con la violencia doméstica se toman muy en serio en el estado de Florida, y por lo tanto, conllevan fuertes consecuencias. Lo que comenzó como un pequeño desacuerdo podría convertirse en una situación que pone en peligro el futuro de las personas. Por lo tanto, quienes han sido acusados de violencia doméstica pueden encontrar útil trabajar con un abogado. Un abogado podrá explicarle las leyes que aplican a su caso y sus opciones, así como ayudarlo a establecer una sólida defensa.